Descansar mente y cuerpo es esencial para nuestra salud, por María Laura García

Descansar mente y cuerpo es esencial para nuestra salud

Caraota Digital
Por Caraota Digital 8 Min de Lectura
8 Min de Lectura

Por María Laura García

No hay rutina de ejercicios y plan de alimentación equilibrado que valga, si no nos damos chance para que nuestro cuerpo se recupere verdaderamente o lo que es lo mismo si no descansamos. Un cuerpo agotado, tarde o temprano va a comenzar a fallar, a través de aquellos órganos que genéticamente predeterminadamente son débiles.

¿Tienes claro lo que es la fatiga?

Solemos hablar de la debilidad y la fatiga como si fuesen o significasen lo mismo, pero, según especialistas estas palabras describen dos sensaciones diferentes. No es lo mismo decir «me siento débil» o «estoy fatigado».

Leí lo siguiente: “La debilidad es una falta de fuerza física o muscular, es decir, es la sensación de que se requiere un esfuerzo adicional para mover los brazos, piernas u otros músculos; e incluso al mover los músculos se puede experimentar dolor».

Mientras que la fatiga es una sensación de agotamiento que nos hace sentir una necesidad imperante de descansar por experimentar falta de energía o de fuerzas. Ciertamente, la fatiga puede deberse al trabajo excesivo, un mal dormir, las preocupaciones o el estrés, el aburrimiento o la falta de actividad física (aunque parezca contradictorio). Pero también, y es lo que se debe determinar, puede deberse o ser un síntoma de una enfermedad (Ej.: gripe o resfriado), efecto secundario de algún medicamento, uso o abuso de alcohol, cafeína o drogas ilegales; o ser consecuencia de la ansiedad o la depresión.

Lo importante es tener en cuenta que la debilidad y la fatiga son síntomas, no una enfermedad como tal y que debes consultar con tu médico cuando la fatiga dura más de 2 semanas o va de la mano de síntomas más graves, como problemas para respirar, sangrado anormal o pérdida o aumento de peso sin explicación.

Entre las causas orgánicas de la fatiga están: anemia, problemas en el corazón, trastornos metabólicos, problemas tiroideos, enfermedad renal y enfermedad hepática, etc.

Cuando la fatiga se deriva del agobio mental…

Para mí, el agobio es una enfermedad mental, ya que pienso que es el reflejo de nuestra incapacidad de gerenciar nuestras emociones. Y ese agobio se traduce en fatiga y en poco tiempo en cualquier tipo de dolencia física. Tú, lastimosamente puedes ir por la vida, «agobiado», «muy agobiado» y hasta «desquiciado» pero debes actuar entonces, por amor propio y, tratar de vivir tu estrés, de una manera más racional o consciente.

Muchos llevamos el agobio como si fuese una insignia de honor y buscamos que otros empaticen con él. Te preguntan ¿Cómo estás? Y respondes orgullosamente, “Muerto” y te sientes mal, cuando otros no te dicen: _ “Pobre de ti” o que andan igual que tú.

Actualmente la mayoría reconoce que su estrés excede los niveles necesarios para mantener una buena salud. ¿Cuál es el motivo que esgrimen para no hacerle frente a la fatiga o el agobio? Que todos estamos demasiado ocupados y como se los he dicho en otros artículos esto es un nefasto “círculo vicioso”.

Los especialistas en salud mental, observan con preocupación en los últimos años una gran epidemia: casi todos los pacientes sufren un mismo trastorno, que incluye como síntomas, la fatiga, la irritabilidad, el insomnio, la ansiedad, los dolores de cabeza, el ardor de estómago, problemas de colon, dolor de espalda y sobrepeso.

Lamentablemente, el AGOBIO que genera gran FATIGA, no puede ser diagnosticado con análisis de sangre, radiografías, y aun así es fácilmente reconocible. Llevamos años escuchando que demasiado estrés conlleva a padecer problemas de salud, pero solo hablamos de estrés y no de agobio, ajetreo y exceso de ocupaciones.

Eso, insisto, sí es una epidemia. La ocupación sin control nos está enfermando a muchos. Las personas sin recursos económicos que, tienen dos o tres trabajos para mantener a su familia a flote, son el común denominador. Si añades hijos a la mezcla, la actividad es apabullante y el estrés da lugar a diversas enfermedades.

Y si a esto le agregamos que somos definidos por lo que hacemos, nuestra carrera profesional o lo que producimos, pues no hay manera de deslastrase fácilmente del AGOBIO, porque se infiere que, si no estamos ocupado haciendo algo, de algún modo somos inferiores, no somos dignos o somos menos digno.

Yo creo ciegamente en Dios, en que él hace todo perfecto, pero por momentos me sentido insuficiente, que no soy del todo capaz y por mi fe frágil, lleno mis redes y mi calendario de un ajetreo auto creado para evitar el no hacer nada. Y en el interín, no sólo me pierdo la paz y la belleza que llevo dentro, sino también la maravilla de los demás, porque mi desasosiego prefabricado lo cubre todo de ansiedad y preocupación. Por tanto, me AGOBIO y me siento absolutamente FATIGADA.

Importante…

Así que, mi mensaje e invitación de hoy, es el de que debemos mantener la calma, moderar nuestra ansiedad y necesidades individuales, pues no todo se puede tener y más si esa búsqueda nos lleva a destruirnos con el exceso de ocupaciones que acabará con nuestra salud.

¿Cómo cuidarnos?

Adoptar hábitos saludables a diario, hacernos exámenes médicos periódicos, procurarnos una dieta equilibrada y hacer ejercicios regularmente, pues son prácticas esenciales para mantener el equilibrio entre cuerpo y mente, e importantes para paliar el estrés, el AGOBIO y la subsiguiente FATIGA.

Que hábitos te recomiendo adoptar:

  1. Cuidar tu higiene personal, que implica esencialmente lo que se popularizó durante la pandemia: lavados de manos frecuente y no llevártelas a la cara. Se cuidadoso con tu higiene diaria, limpieza bucal, etc.
  2. Practica ejercicios con regularidad.
  3. Mantén una dieta saludable, balanceada en calidad y cantidad.
  4. Duerme bien y descansa en general, el cuerpo y la mente.
  5. Hazte exámenes médicos anualmente.
  6. Aplícate las vacunas recomendadas.
  7. Hidrátate adecuadamente.
  8. Haz dieta de pensamientos tóxicos y enfócate en ser optimista.
  9. Sonríe lo más que puedas y adopta una buena actitud. ​
  10. Expresa siempre tus emociones y hazlo de manera asertiva.

Finalmente, espero que mi aprendizaje de esta semana te sea muy útil.

REDES:
Instagram: @ATuSalud
YouTube: ATuSaludconMariaLauraGarcia
Facebook: ATuSaludEnLinea
Twitter: ATuSaludEnLinea

Caraota Digital no se hace responsable por las opiniones, calificaciones y conceptos emitidos en las columnas de opinión publicadas en este medio.

Compartir este artículo
Deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *